Archivos para febrero, 2014

Manel_Atletes,_baixin_de_lescenari_PORTADA

CATALÀ

Un cop a la setena planta vaig saludar la secretària.
I hauria pogut fotre amb el peu la porta avall,
cridar “he sentit que hem de parlar; doncs parla”.
O dir “em sap greu, però t’equivoques, i del tot,
no has calculat que estic molt boig. En guàrdia! En guàrdia!”.

Quan vaig fer d’home respectable
que entén que són coses que passen…
I un directiu, un directiu, em va acomiadar.
I un directiu, un directiu, em va acomiadar.

I hauria pogut portar un barret ben divertit,
reptar-lo a un duel i requerir l’espasa,
o estirar-me dels cabells, com posseït,
notar-lo ben acollonit, mirant-me, mirant-me.

Quan acceptava i assentia
el senyor obedient que porto a dintre…
I un directiu, un directiu, em va acomiadar.
I un directiu, un directiu, em va acomiadar.

Jo l’obeïa i em va acomiadar!
I em va acomiadar, i em va acomiadar, i em va acomiadar!

I aquest va ser el punt i final
d’aquest bell conte al•lucinat
que ensenyarà, potser, als petits
i distraurà, esperem, els grans.
I aquí s’acaba la funció.
El directiu i el nostre heroi
us saluden, us saluden.

 

ESPAÑOL

Una vez en la séptima planta saludé a la secretaria.
Y habría podido echar con el pie la puerta abajo,
gritar “He oído que tenemos que hablar; pues habla”
O decir “Me sabe mal, pero te equivocas y del todo,
no has calculado que estoy muy loco. ¡En guardia! ¡En guardia!”

Cuando hice de hombre respetable
que entiende que son cosas que pasan…
Y un directivo, un directivo, me despidió.
Y un directivo, un directivo, me despidió.

Y habría podido llevar un sombrero bien divertido,
retarlo a un duelo y requerir la espada,
o estirarme de los cabellos, como poseído,
notarlo bien acojonado, mirándome, mirándome.

Cuando aceptaba y asentía
el señor obediente que llevo dentro…
Y un directivo, un directivo, me despidió.
Y un directivo, un directivo, me despidió

Yo lo obedecía y me despidió.
Y me despidió, y me despidió, y me despidió.

Y éste fue el punto y final
de este bello cuento alucinante
que enseñará, tal vez, a los pequeños
y distraerá, esperamos, a los mayores.
Y aquí se acaba la función.
El directivo y nuestro héroe
os saludan, os saludan.

Antonia_Font-Alegria-Frontal

MALLORQUÍ

Sa tristesa dorm en terra, sa tristesa,
sa tristesa se despenja com el cel per ses estrelles.
I es meu vaixell de terra pesca nit i dia
dins es carrers d’una piscina.

Ses estrelles tan enfora, sa distància, sa tristesa,
dins ses aurores sa tristesa se destila i s’evapora.
I es meus niguls aquàtics perden gota a gota
tot es seu pes, ses seves ombres.

Des meu cel insuficient, de sa pluja mineral,
de paraigues dins sa neu.
D’arbres tan indiferents, de rellotges aturats,
d’impossibles sentiments.

Sa tristesa dorm en terra, sa tristesa,
sa tristesa és una música austrohóngara i vermella.
I es meu vaixell de terra pesca nit i dia
dins es carrers d’una piscina.
I es meus niguls aquàtics perden gota a gota
tot es seu pes, ses seves ombres.

Des meus vidres entelats, de solsticis en s’hivern,
d’aerostàtics ancorats.
De carrers abandonats, de pel.lícules només,
de matins difuminats.

Des meu cel insuficient, de sa pluja mineral,
de paraigues dins sa neu.
D’arbres tan indiferents, de rellotges aturats,
d’impossibles sentiments.

Sa tristesa, s’alegria, sa tristesa.

 

ESPAÑOL

La tristeza duerme en el suelo, la tristeza,
la tristeza se descuelga como el cielo por las estrellas.
Y mi barco de tierra pesca noche y día
dentro de las calles de una piscina.

Las estrellas tan afuera, la distancia, la tristeza,
dentro de las auroras la tristeza se destila y se evapora.
Y mis nubes acuáticas pierden gota a gota
todo su peso, sus sombras.

De mi cielo insuficiente, de la lluvia mineral,
de paraguas dentro de la nieve.
De árboles tan indiferentes, de relojes parados,
de imposibles sentimientos.

La tristeza duerme en el suelo, la tristeza,
la tristeza es una música austrohúngara y roja.
Y mi barco de tierra pesca noche y día
dentro de las calles de una piscina.
Y mis nubes acuáticas pierden gota a gota
todo su peso, sus sombras.

De mis cristales empañados, de solsticios en el invierno,
de aerostáticos anclados.
De calles abandonadas, de películas tan sólo,
de mañanas difuminadas.

De mi cielo insuficiente, de la lluvia mineral,
de paraguas dentro de la nieve.
De árboles tan indiferentes, de relojes parados,
de imposibles sentimientos.

La tristeza, la alegría, la tristeza.