Mort d’un heroi romàntic – Manel (Letra en español)

Publicado: Sábado, 1 junio, 2013 en Canciones, Música
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Manel_Atletes,_baixin_de_lescenari_PORTADA

CATALÀ

Un cosí de ma mare tenia un bufet pròsper a la ciutat.
Fa molt anys van enviar-m’hi com a jove passant d’advocat.
Vaig trobar una cambra senzilla – una taula, un llit, un mirall.
I arribava que era nit tancada, que en alguna taverna del centre s’havia fet tard.

Al replà la senyora Manresa passava les hores cosint.
Però aquell dia semblava alterada, va apropar-se nerviosa i va dir:
“Disculpi, no sap com odio venir a demanar-li favors,
l’inquilí del tercer aquest migdia estava com boig i ara pico i no respon…”

A la llum d’un immens canelobre vaig obrir-me pas en la foscor.
Avançant entre ombres de mobles repassava les habitacions.
Vaig sentir uns gossos que somicaven, vaig seguir la pista dels plors.
I, senyors, com sabran vaig trobar-me un gran heroi romàntic mort al menjador.

I tenia una nota ridícula arrugada entre les mans.
Plena de dits que jugaven amb trenes de postes de sol i donzelles a lloms de cavalls.

Poc després l’inspector s’apuntava el contacte d’un familiar,
un germà que vivia a la costa amb qui celebraven els sants.
Van tancar-li els dos ulls amb tendresa, van tapar-lo amb un llençol blanc.
En silenci tothom glopejava el te verd que havia escalfat la mestra del quart.

Un mossèn va pregar un pare nostre amb un fil de veu mort de son.
Al costat, vam reunir-nos els homes per mirar de treure el cos.
I estirant d’uns turmells sense vida vaig sortir d’aquell menjador.
La senyora Manresa patia “per l’amor de Déu, vigilin amb els cops”.

Al carrer la carrossa esperava, el cotxer es distreia observant
uns soldats de permís que cantaven sota la llum dels fanals.
Vam contar fins a tres per fer força per pujar el cadàver a dalt.
Un vent fred va gelar l’aire, un fuet petant amb mandra va fer arrancar els cavalls.

I seguia amb la nota ridícula arrugada entre les mans.
Plena de crits en el buit, de desigs violents, de tempestes que enterren vaixells dins el mar.

Plena de dones rient d’ulls sanguinolents de bellesa que no deixa espai per pensar.

Plena de muses ferides per sempre per claus rovellats en cançons de poetes vulgars.

Plena de salts infinits on t’esperen immòbils, per si vols passar-hi, uns gimnastes de glaç.

Plena de besties bavoses a punt d’enfrontar-se en combat desigual amb els presos cristians.

Plena de nens espantats que miren si arriben els pares sota la pluja constant.

Plena de joves erectes que arramben pubilles guarnides pel ball del Diumenge de Rams.

Plena de braços que s’alcen i paren un taxi sortint de sopars amb amics que se’n van.

Plena de creu-me, ho intento, però a estones sospito, morena, que això no s’aturarà mai.

ESPAÑOL

Un primo de mi madre tenía un bufete próspero en la ciudad.
Hace muchos años me enviaron como joven pasante de abogado.
Encontré una cámara sencilla – una mesa, una cama, un espejo.
Y llegaba que era noche cerrada, que en alguna taberna del centro se había hecho tarde.

En el rellano la señora Manresa pasaba las horas cosiendo.
Pero ese día parecía alterada, se acercó nerviosa y dijo:
“Disculpe, no sabe como odio venir a pedirle favores.
El inquilino del tercero este mediodía estaba como loco y ahora llamo y no responde…”

A la luz de un inmenso candelabro me abrí paso en la oscuridad.
Avanzando entre sombras de muebles repasaba las habitaciones.
Oí unos perros que gimoteaban, seguí la pista de los llantos.
Y, señores, como sabrán me encontré un gran héroe romántico muerto en el comedor.

Y tenía una nota ridícula arrugada entre las manos.
Llena de dedos que jugaban con trenzas de puestas de sol y doncellas a lomos de caballos.

Poco después el inspector se apuntaba el contacto de un familiar,
un hermano que vivía en la costa con quien celebraban los santos.
Le cerraron los dos ojos con ternura, lo taparon con una sábana blanca.
En silencio todo el mundo daba tragos al té verde que había calentado la maestra del cuarto.

Un cura rezó un Padre Nuestro con un hilo de voz muerto de sueño.
Al lado, nos reunimos los hombres para mirar de sacar el cuerpo.
Y tirando de unos tobillos sin vida salí de ese comedor.
La señora Manresa sufría “Por el amor de Dios, vigilen con los golpes”.

En la calle la carroza esperaba, el cochero se distraía observando
unos soldados de permiso que cantaban bajo la luz de las farolas.
Contamos hasta tres para hacer fuerza para subir el cadáver arriba.
Un viento frío heló el aire, un látigo chasqueando con pereza hizo arrancar a los caballos.

Y seguía con la nota ridícula arrugada entre las manos.
Llena de gritos en el vacío, de deseos violentos, de tormentas que entierran barcos dentro del mar.

Llena de mujeres riendo de ojos sanguinolentos de belleza que no deja espacio para pensar.

Llena de musas heridas para siempre por clavos oxidados en canciones de poetas vulgares.

Llena de saltos infinitos donde te esperan inmóviles, por si quieres pasar, unos gimnastas de hielo.

Llena de bestias babosas a punto de enfrentarse en combate desigual con los presos cristianos.

Llena de niños asustados que miran si llegan los padres bajo la lluvia constante.

Llena de jóvenes erectos que se arriman a pubillas engalanadas para el baile del Domingo de Ramos.

Llena de brazos que se alzan y paran un taxi saliendo de cenas con amigos que se van.

Llena de créeme lo intento, pero a ratos sospecho, morena, que esto no se parará nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s