Archivos para abril, 2008

Road to … Cuba!

Publicado: Martes, 22 abril, 2008 en Turismo, Viajes
Etiquetas:, ,

Hola a todos, pues sí, me voy 8 días a Cuba de viaje de fin de carrera (ojalá fuese el fin de verdad… sniff) y visitaré La Habana y Varadero, espero ver muchas cosas, que no me timen mucho, y volver muy moreno, jeje. Pues nada, hasta la vuelta!! 😉

Foto realizada por Mikelo

Hoy os hablo de la banda sonora de la que es una de mis películas favoritas y a la que considero una obra maestra. A parte del argumento que es encantador y cautiva como pocos, la banda sonora juega un papel muy importante en el filme. El encargado de componer la BSO fue Yann Tiersen, un polifacético músico que domina varios instrumentos con maestría. En ella mezcla violín, acordeón, piano, y algunos otros instrumentos que ayudan a crear una atmósfera de fantasía parisina. Si es que no se le puede hacer más, me encanta el sonido del acordeón xD.

Respecto a la película, si todavía alguien no la ha visto, por favor, ES DE VISIÓN OBLIGATORIA, el argumento, los personajes, los juegos de cámaras, el montaje, la música… no os la perdáis. Aquí os dejo una muestra con las mejores 4 canciones.

La valse d’Amélie

La noyée

La valse des monstres

Comptine d’un autre été

Buenas a todos, ¡cuanto tiempo! Tanto, que han renovado los menús de wordpress y ni me había enterado 😛

Pues nada, escribo para dar señales de vida y explicaros un poco lo que fue la cena de anoche, en un restaurante japonés por el que había pasado por delante incontables veces y nunca me había llamado la atención. El restaurante en qüestión se llama Teppan-ya, y se encuentra en la calle Lepant, cerca de la calle Pare Claret, en Barcelona.

Cuando entramos, nos preguntaron si fumadores o no, y al decir que no nos pusieron casi en la entrada, pero al ver el ambientazo de lejos que había dentro, dije que no nos importaba y nos pusieron dentro. Qué acierto, aquello si que molaba, puedes ver a todos los cocineros mientras preparan los platos, hay tres salas VIP, donde tienes que descalzarte y que son más típicas, la decoración está muy bien, todos visten con kimono y en la barra de ponen un kimono y ves de cerca como los cocineros que están con las planchas hacen malabarismos, (¡la próxima vez voy a la barra fijo!).

Mientras decidíamos que tomar, nos trajeron unas toallitas calientes y un aperitivo buenísimo que consistía en un triángulo de pan con queso fundido y semillas, (¡nada de ese asqueroso snack llamado aperitivo japonés!), Mi novia pidió Sopa de Miso y makizushis de atún, yo me pillé el menú de noche en el que entran 4 platos: Makizushis variados, Yaki Tori, Tempura y fideos fritos por 14,15€. De postres ella pidió helado y yo Tai Yaki, una pasta frita con forma de pez rellena de pasta de judías que siempre me había hecho mucha ilusión probar.

Al acabar nos invitaron a unos chupitos. El servicio impecable. No es barato pero tampoco muy caro, aunque vale lo que cuesta. Para ocasiones especiales o para economías sin problemas es muy recomendable.